• ¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

    He leído y acepto la política de privacidad
  • CÓMO INSONORIZAR PUERTAS PARA AISLAR ACÚSTICAMENTE UNA SALA

    CÓMO INSONORIZAR PUERTAS PARA AISLAR ACÚSTICAMENTE UNA SALA

    Como punto de partida, debemos saber que la puerta es el elemento constructivo que menor resistencia ofrece a la entrada y salida de ruidos debido a la densidad de la hoja, el grado de estanqueidad del cierre o la composición de los materiales. Aunque no solo las puertas dejan pasar los ruidos, los techos y paredes pueden ser también zonas a tener en cuenta para la insonorización de una estancia.

    Desde CIR62, como profesionales en aislamientos y suministros industriales, ponemos a disposición de nuestros clientes productos innovadores y aplicaciones eficientes para mejorar la insonorización acústica de espacios, respetando siempre nuestro entorno.

    ¿Cuándo se recomienda insonorizar un espacio?

    La insonorización de espacios es fundamental para prevenir la contaminación acústica, entendiendo por esta la presencia en el ambiente de ruidos y vibraciones que impliquen molestia, riesgo o daño para el desarrollo de actividades o para los bienes de cualquier naturaleza. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los factores ambientales que provoca más problemas de salud. -Un dato curioso: el oído necesita alrededor de 16 horas de reposo por cada dos horas de exposición a 100 decibelios-.

    Dicho esto, y respondiendo a la pregunta sobre cuándo es recomendable insonorizar, como expertos en la materia afirmaríamos que cualquier lugar de trabajo que pueda generar ruido en exceso y molestar, tanto a los propios trabajadores como a sus vecinos, es susceptible de insonorización. Dentro de esta categoría se encuentran espacios tan dispares como oficinas o espacios coworking, colegios, academias, restaurantes, gimnasios, pubs, pabellones polideportivos, talleres, hoteles, industria, estudios de grabación e, incluso, hospitales.

    Comprobación del grado de aislamiento sonoro

    Mejorar el confort acústico en interiores pasa por reducir el tiempo que un sonido permanece audible en una sala, lo que se conoce como reverberación. Con la ayuda de aparatos de medición como el sonómetro se puede conocer este tiempo y, de esta manera, determinar qué tipo de aislamiento acústico es la mejor opción. 

    A la hora de medir el ruido hay que tener en cuenta diferentes factores como la presión del sonido, la intensidad, la velocidad de vibración o la frecuencia. Para el oído humano la característica más importante es la presión acústica o sonora -la diferencia entre presión instantánea y atmosférica-, ya que los sonidos que se encuentren por encima de los 120dB pueden causar daños auditivos. De ahí la importancia de regular los decibelios.

    Para realizar una correcta medición se debe contar con los instrumentos adecuados: el sonómetro -mencionado anteriormente- y el acelerómetro. Otra opción utilizada por particulares es el uso de las app móviles que sirven para medir el ruido, no es muy fiable al no ser realizado por expertos, pero puede servir de referencia al usuario para posteriormente realizar una medición profesional y determinar el aislamiento acústico idóneo.  

    Cómo conseguir una buena insonorización

    Un buen aislamiento acústico pasa por utilizar materiales de alta calidad que cumplan con las características para ser considerados aislantes. En función de su reacción ante el ruido, se pueden dividir en tres categorías:

     • Absorbentes: son los que minimizan la reverberación de una estancia. Acostumbran a ser materiales de baja densidad y gran flexibilidad, un ejemplo de ello son las fibras minerales y las espumas acústicas como la de poliuretano.

      • Reflectantes: reflejan el sonido que incide en ellos. Se caracterizan por ser materiales lisos no porosos y rígidos, pudiendo encontrar en el mercado reflectores planos y curvos según su conveniencia.

      • Difusores: logran dispersar el sonido de forma más uniforme. Este tipo de materiales se utilizan en salas de conciertos y auditorios donde la correcta distribución del sonido es muy importante. Aunque también se pueden encontrar en fábricas u oficinas.

    Aislantes acústicos para puertas, paredes, techos y suelos

    Según su procedencia disponemos de dos categorías de aislantes acústicos: natural o ecológico, y artificial.

      • Aislantes de materiales naturales o ecológicos: en esta categoría podemos encontrar los compuestos de corcho, lana o lino.

    o   El corcho natural es un gran aislante acústico, y también térmico, muy ligero y de gran resistencia mecánica. Puede ser utilizado en forma de paneles o láminas, ambas muy comprensibles, elásticas y 100% reciclables.

    o   Las lanas minerales son perfectas para ofrecer soluciones de eficiencia energética y aislamiento al ruido, sin olvidarnos de la protección de incendios. Este material se utiliza sobre todo en cubiertas, fachadas, particiones interiores verticales y medianeras, y particiones interiores horizontales. En este apartado debemos hacer mención a la tabiquería Apta de Isover, un producto aislante acústico de lana minerales disponible en CIR62.

      • Aislantes artificiales: Son aquellos formados por poliuretano, poliestireno expandido o lana de roca, entre otros.

    o   El poliuretano es una buena solución para aislar paredes, techos y suelos. En CIR62 contamos con Copopren, una solución de rápida instalación que es perfecta para aislar edificios muy ruidosos como discotecas, bares, o fábricas. Aunque también se utiliza en la insonorización de aparatos climatizadores, aislamiento de puertas y tabiques.

    o   El poliestireno expandido (EPS) o corcho blanco se aplican en paredes, forjados, falsos techos, paneles sándwich, cubiertas o juntas de dilatación.

    o   Las membranas acústicas proporcionan elevados niveles de aislamiento acústico en sistemas constructivos sin apenas incrementar el espesor. Este tipo de producto multicapa se utiliza específicamente para aislar edificios del ruido aéreo, por lo que suelen instalarse en los muros y techos.

    Formas de insonorizar una puerta

    En el mercado disponemos de diferentes opciones para conseguir el mayor aislamiento acústico en puertas, que varían en función del ruido y del presupuesto. De entre todas ellas, las opciones más demandadas son las explicadas a continuación.

      • Puertas insonorizadas o acústicas. Instalar este tipo de puertas no es complicado, pero sí supone un desembolso monetario mayor que el resto de las opciones. Por lo general, los materiales con los que se fabrican son de chapa de acero y de madera con núcleo sólido; las primeras ofrecen un mayor aislamiento, pero un menor diseño que se ajuste a la decoración de los espacios interiores.

    Las puertas aislantes de ruido son las más utilizadas en las zonas comunes de edificios, salas de gimnasios, estudios de música o salas de reuniones en oficinas.

    • Sellar las puertas. Con el paso del tiempo las puertas pueden perder ajuste lo que permite que pase el aire -y con él, el sonido-. Para sellarlas basta con colocar una espuma autoadhesiva en el marco de la puerta o burletes en la zona inferior y, así, interrumpir el paso del ruido.

    • Forrar el interior y/o exterior de las puertas. Otra de las opciones disponibles en el mercado consiste en forrar las puertas con lanas minerales, espumas o poliuretano expandido. Estos elementos reforzarán la estructura y composición e impedirán que las vibraciones la atraviesen.

    • Cambiar bisagras, maneta y cerradura. Estos tres elementos pueden ayudar a amortiguar el ruido si se encuentran bien colocados y no existe demasiada abertura por la que pueda pasar el aire. Cuanto más antiguas sean, mayor será la probabilidad de que se cuele el sonido por ellas.

    Otras opciones de insonorización acústica

    Además de a través de las puertas, el ruido entra y sale de las estancias por ventanas, techos, suelos y paredes. Por tanto, en todos estos elementos es posible llevar a cabo algún tipo de instalación para mejorar la insonorización de la sala. En CIR62 contamos con una gran solución para techos y paredes, los paneles acústicos ECOcero que ofrecen la posibilidad de adaptarlos a cualquier proyecto de interiorismo. Su instalación resulta muy sencilla y basta con instalarlos pegados al techo y/o paredes, aunque también existe la posibilidad de colocarlos suspendidos y así jugar con las alturas y volúmenes de la sala.

    Por otro lado, contamos con diferentes gamas para techos como los acústicos decorativos Zentia – Armstrong Ceiling-compuestos de lana mineral y se encuentran disponibles en diferentes modelos para una mayor integración en el espacio a tratar. También disponemos de las gamasOwa y Euroaoustic, ambas muy utilizadas en oficinas y no nos podemos olvidar de los techos Ecophon de lana de vidrio con excelentes propiedades acústicas.

    Para insonorizar paredes y tabiques interiores, en CIR62 disponemos del mayor producto de aislamiento del mercado, Copopren Acústico Plus 12 dB. Estos paneles de espuma de poliuretano y fibras aglomeradas mejoran el aislamiento acústico en paredes interiores de una vivienda. Una combinación perfecta junto con la insonorización de puertas y techos.

    Toda una gama de productos aislantes acústicos para realizar instalaciones eficientes y de calidad. para más información de nuestros productos, no dudes en contactar con nosotros.