• ¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

    He leído y acepto la política de privacidad
  • ¿CÓMO AISLAR PAREDES PARA ELIMINAR LOS PROBLEMAS DE HUMEDAD EN TU HOGAR?

    ¿CÓMO AISLAR PAREDES PARA ELIMINAR LOS PROBLEMAS DE HUMEDAD EN TU HOGAR?

    Se acerca el invierno y, en esta época del año, se tiende a ventilar menos los espacios y a encender las calefacciones a altas temperaturas para protegernos de la humedad y del frío exterior. Sin embargo, este tipo de prácticas producen el efecto contrario. Acaban formando focos de condensación y otros problemas de humedad en las paredes de nuestro hogar, que, de no atajarse a tiempo, pueden generar moho y, por tanto, perjudicar gravemente a nuestra salud respiratoria y pulmonar.

    Otro de los inconvenientes que deja entrever la llegada del frío y de la lluvia son los posibles problemas estructurales que pueda tener nuestra vivienda. ¿Has notado que tus paredes están más gélidas y húmedas de lo normal? o ¿tienes goteras? Eso se debe a un exceso de vapor de agua en el aire y a que las paredes no están bien aisladas.  ¿Cómo podemos solucionar los problemas de humedad en las paredes? Primero debemos conocer el origen del problema.

    Tipos de humedades y causas

    Las manchas de humedad pueden aparecer en las paredes de tu hogar por diversas razones: poca ventilación, impermeabilidad o hermeticidad deficiente, problemas de construcción, un alto contraste de temperaturas o por carecer de aislamientos térmicos de calidad, que protejan tanto el exterior como el interior de la vivienda de las inclemencias del tiempo. Estos son algunos de los tipos de humedades que se dan con más frecuencia:

    • Humedad por condensación

    • Humedad por capilaridad

    • Humedad por filtraciones

    Humedad por condensación

    Es el tipo de humedad más común en el hogar y se produce cuando no existe suficiente ventilación. Suele aparecer en forma de moho, hongos o manchones negros cuando el aire cálido se pone en contacto con una superficie fría. La humedad por condensación es habitual verla en paredes de baños y cocinas como consecuencia del vapor de agua que se genera en un ambiente cerrado tras una ducha caliente, cocinar, secar ropa en radiadores o por el simple hecho de respirar, sobre todo si hay muchas personas reunidas en un mismo espacio.

    Humedad por capilaridad

    En este caso, la humedad se forma cuando el agua sube desde el suelo a través de los cimientos porosos del edificio hasta las paredes.  Es habitual encontrar este tipo de humedades en la parte inferior de los muros, en tabiques de sótanos y en plantas bajas de edificios antiguos que carecen de protección antihumedad.

    Humedad por filtraciones

    Este sería el problema más grave, ya que la humedad o agua de lluvia puede proceder del exterior y penetrar en la vivienda, generando goteras y otros daños materiales, debido fundamentalmente a problemas estructurales o a un mal aislamiento. Aunque las filtraciones también pueden provenir del interior, causadas por alguna rotura de tuberías, por ejemplo. En cualquier caso, es importante reparar y aislar cuanto antes las paredes, techos y la estructura general del piso para que la filtración de agua no pudra la estructura ni se extienda en otras viviendas.

    Diferencias entre aislar una pared interior y exterior

    Cada problema de humedad requiere de una solución concreta y un tratamiento aislante personalizado, en función de si se aplica para impermeabilizar paredes interiores o exteriores.  En el caso de instalar aislamientos térmicos en paredes de interior, es preferible hacerlo en aquellas habitaciones que estén en contacto con la fachada que da a la calle, utilizando lana mineral, poliestireno expandido, poliuretano o celulosa, entre otros materiales.

    Si, por el contrario, queremos aislar las paredes exteriores, cubiertas o tejados, necesitaremos un aislante impermeable que evite la transmisión térmica del exterior al interior o viceversa. Tanto el poliestireno extruido como la lana mineral resultan perfectas en este caso.

    Soluciones aislantes para evitar la humedad en paredes y techos

    Hay muchas maneras de atajar la humedad en nuestro hogar de forma eficaz. Pero antes debemos saber ante qué tipo de humedad nos enfrentamos para poder tratarla adecuadamente. Estas son algunas de las soluciones aislantes que recomiendan utilizar profesionales especializados:

    • Lanas de roca, espuma elastomérica, corcho, EPS de poliestireno. Este tipo de aislantes térmicos resultan perfectos para arreglar humedades por condensación. Se aplican mediante proyectado exterior o insuflado de cámaras para evitar que el calor se escape a través de las paredes y, de esa manera, conseguir un ambiente mucho más confortable. Dichos materiales además favorecen el ahorro energético.

    • Químicos mineralizadores. Los mineralizadores se caracterizan por ser impermeables al agua. Su función es crear una barrera que impida al agua ascender por la pared. Inyectar este tipo de productos es una gran solución para las humedades por capilaridad. 

    • Corcho proyectado. En el caso de sufrir filtraciones y tras haber reparado antes las grietas que facilitan la entrada de agua, una de las soluciones que se aconseja aplicar es el corcho proyectado, por tratarse de un material altamente impermeable y sellante.

    • Aislantes reflexivos. Los aislamientos reflexivos, al estar compuestos por capas de aluminio, poliéster y por otros materiales con propiedades antihumedad igual de resistentes, se convierten en una opción fundamental a la hora de resolver los problemas de humedad. Además, como aislantes térmicos que son, tienen la capacidad de prevenir la aparición de humedades.

    • Poliuretano. Aplicar aislantes de poliuretano permite atajar el problema de raíz para obtener una construcción más saludable. Además, al ser un material con baja permeabilidad evita los problemas de condensación y que, por tanto, el agua no penetre en la estructura. En formato inyectado, también repara y rellena las fisuras de las paredes para obstaculizar las filtraciones de agua externas.

    • Pintura térmica anti-moho. Este tipo de pinturas unido al revestimiento de paredes con aislantes reflexivos, ayuda a evitar los problemas de humedad causados por la condensación. Pero antes de aplicar dicho material es necesario limpiar la zona afectada con lejía, amoniaco u otro desinfectante para eliminar las manchas de humedad y potenciar su eficacia.

    • Pladur. Otra alternativa para evitar la condensación y aislar las paredes de humedad en la vivienda es creando una cámara interior con pladur. Además de mejorar el aislamiento del hogar consigue crear un ambiente más agradable en las estancias.

     

    Las humedades en las viviendas pueden traer consecuencias muy peligrosas tanto para la estructura del edificio como para la salud de las personas que habitan en ellos. Por eso es tan importante buscar un sistema de aislamiento para paredes que sea de calidad para que nos permita vivir en un entorno más salubre y confortable, cuánto antes. En CIR62 contamos con una amplia variedad de aislamientos adaptados a cada necesidad. .